HAZ COSAS

Imagina una vida en la que no tengas que hacer nada. Ahora imagina otra en la que no puedas hacer nada. ¿Lo entiendes? Entonces, sigue leyendo.

Jamás he pensado en tener hijos. Lo considero una gran responsabilidad además de un gran sacrificio, si de verdad se quiere hacer bien y si quieres que tu descendencia algún día tenga un futuro del que sentirse (sentiros) orgullosos. Sin embargo, si tuviera un hijo o una hija, y algún día me escuchara, le daría un sencillo consejo: haz cosas.

Hacer cosas es un concepto muy abstracto, ¿no? Supongo que para cada persona significa algo distinto. Da igual si lo que haces está bien, está mal, te mete en problemas, te hace ganar premios… sencillamente haz cosas. Cosas que te gusten, cosas que te diviertan, cosas que aspires a aprender, cosas que no te gusten, cosas que no te atrevas a hacer… haz cosas.

A veces creo que soy el único al que le pasa esto, pero en el fondo estoy seguro de que nos pasa a muchos. Cuando tengo un día libre, de los de verdad, en los que me miro y pienso “no voy a hacer absolutamente nada”, es genial. Uno no hace absolutamente nada y lo disfruta muchísimo. Sin embargo, al final del día, cuando miro atrás y veo que no he hecho nada, me siento culpable.

hacerCulpable por no aprovechar el tiempo, ese tiempo que se va, se desvanece y que jamás volverá. Ese tiempo de esta preciosa y preciada vida que, nos guste o no, es limitado, y que tenemos que intentar exprimir al máximo para, el día que nos tengamos que ir, nos vayamos saludando con la mano a todo el pasado que nos ha hecho llegar donde estamos. Si alguien alguna vez se ha sentido así, por favor deja un comentario, que no me sienta tan solo.

Seguro que tienes un poco de ese tiempo en tu semana o en tu rutina que dedicas a no hacer nada. Coge un poquito de ese tiempo y haz cosas, haz cosas más allá de lo que se espera de ti. Haz cosas además de lo que ya hagas. Haz cosas que nadie más haga, haz cosas que nadie entienda. Haz cosas. No voy a dar más motivos para ello. Haz cosas porque sí.

141105013706263313

Deja atrás los miedos del qué dirán, de la incertidumbre de qué ocurrirá, de la precaución ante los riesgos, de creer que no puedes. Porque, por si no te has enterado todavía: puedes hacer lo que quieras.

No os puedo garantizar que las cosas que vayáis a hacer os cambien la vida. Nunca paréis de hacer cosas. Ya no porque os vayan a cambiar la vida, que puede que os la cambien, sino porque las cosas que uno hace, porque quiere hacerlas, son las que nos definen.

haz cosas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s