Juego de Tronos: Análisis de la última temporada (¡con opiniones de Twitter!)

Vale, para algunos ha sido una de las temporadas más aburridas de JdT.

Sin embargo, a mí me ha parecido una de las más interesantes. Es cierto, no es que haya sido una bacanal de acción, más bien han sido episodios tranquilos y llenos de diálogos (¿no era eso lo que nos gustaba de la serie?), pero desde mi punto de vista ha traído perfiles distintos de los personajes que ya conocíamos. Esta temporada nos ha permitido ver aspectos desconocidos de algunos, situaciones inesperadas, y cambios (o no tanto) de otros. Una temporada llena no de acciones, sino de contenido. ¿Quién se esperaría, si no, a Sam plantando cara a dos malotes? ¿O a Hediondo ayudando a Sansa a escapar? ¿Alguno veía a Jon  dirigiendo la Guardia de la Noche? ¿Qué hay de Myrcella siendo consciente de todo y aceptando a su verdadero padre? ¿Acaso alguien predijo que la magia de Melisandre dejaría de funcionar? De acuerdo, puede que no todos estos hechos sean muy sorprendentes, pero definitivamente alguno te ha debido causar impresión. Era de esperar que el gordito sacara algo de agallas al ver como abusan de su chica, o que el hijo bastardo del Rey en el Norte llegase “lejos”, pero que la quema de la hija de Stannis, tras todo ese tiempo de indecisión y de incertidumbre, no sirva de absolutamente nada… ¿no os heló el corazón? A mí, desde luego, sí que lo hizo. También me emocionó ver a Hediondo sacar algo del Theon que lleva dentro, o a Daenerys sonriendo con cada consejo lúcido que le ofrecía Tyrion… ¡se me pone dura cuando la gente con ganas de hacer las cosas bien van haciendo piña!

En situaciones inesperadas tenemos a nuestra Reina Madre, amada y odiada a partes iguales, a su abuso de poder y a las consecuencias del mismo. Una vuelta de tuerca a toda la imagen que teníamos de Cersei. Bueno, no exactamente, pero definitivamente la hemos visto como jamás habíamos esperado: sin poder, sin influencias, sin esperanza. Humilde (o humillada). Y la mejor parte es que no solo hemos tenido el placer de sentirla de esa manera, también nos han dejado disfrutar de dicha humillación en imágenes, con ese magistral paseo de la vergüenza (SHAME) reproducido íntegro para deleite de los más morbosos. Y digo deleite por decir algo, ya que la imagen no es que fuera precisamente agradable. Por último, en lo que a cambios se refiere, está el inesperado giro de acontecimientos de la pequeña Arya. Convertida en “una chica”, la hemos visto toda la temporada envuelta en vanos intentos de conseguir poder según el método que ella misma había visto que podía cobrarse vidas sin consecuencias. Resulta que el “invento” pasa por renunciar a uno mismo, por dejar de tener voluntad propia. En definitiva, si eliminas los deseos propios eliminas la necesidad de ejercer cualquier tipo de poder, y eso no acababa de convencer del todo a la pérfida Arya. No faltó mucho para que finalmente le vieran el plumero y decidieran que “ha fallado” en su periplo, castigándola como era de esperar, quitándole la vista (?). Creo que nadie ha entendido este paso, y creo que todos esperamos que se quede en un susto (¡más les vale!). Además, para los que buscan acción y sorpresas inesperadas, pueden ver su sed saciada con el último episodio de la temporada. Vale, quizá ha sido un poco tarde para darle bombo y que podáis hacerle promoción en redes, pero sin duda os ha dejado a todos con la boca abierta. Tanto, me atrevería a decir, que no habéis podido ni gritarlo en Twitter del impacto.

Por mi parte, me quedo con la trama de Cersei que, lejos de ser emocionante, me ha parecido un horizonte completamente desconocido sobre la religión y el poder en Westeros, muy interesante a la par que inquietante (espero compartir con alguno esa sensación de impotencia al pensar en Tommen y en el poco poder que ha demostrado teniendo en prisión a prácticamente toda la gente que ama, o el miedo al meterme en la piel de Cersei y Margaery y comprobar que por mucho poder que puedas adquirir sigues siendo humano y, con lo cual, vulnerable).
Sea como sea, Juego de Tronos sigue dejándonos a todos con ganas de más. Y es que aunque los más puristas insistan en que la trama ya nada tiene que ver con la historia de los libros, todos, incluso ellos, ya empezamos a contar los días para el comienzo de la nueva temporada. Una temporada que, sin duda, nos traerá otro set de sorpresas inesperadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s