‘Orange Is The New Black’: Alguien muy bueno tenía que estar detrás.

Poster promocional de la primera temporada.
Poster promocional de la primera temporada.

La revelación de la parrilla televisiva durante su primera temporada, una serie que sorprendió a todos por su frescura y su credibilidad. ‘Orange Is The New Black’ (a partir de ahora OITNB) narra las peripecias de un grupo de presidiarias en la cárcel del condado de Litchfield, en el estado de Connecticut, y está basada en el libro de Piper Kerman, titulado ‘Orange is the new black: My Year in a Women’s Prison’. La serie se compone de momento por 2 temporadas y actualmente ya ha firmado para una tercera.

¡Gracias Netflix por renovar OITNB!
¡Gracias Netflix por renovar OITNB!

Ya de por sí la serie parte de una premisa que es interesante en esencia: Piper Chapman es una chica aparentemente normal, un poco pija, que vive de manera estable con su novio y que de golpe y porrazo tiene que pagar por unos crímenes que cometió en su pasado. Un pasado bastante inusual en el que “era” lesbiana (SPOILER ALERT: las comillas son intencionadas) y transportaba droga. Sin embargo, la serie se vuelve aún más interesante cuando, ya en el primer capítulo, te das cuenta de que todos los prejuicios que habías ido creando a medida que Piper estaba más cerca de la cárcel se desvanecen y dejan a la vista una realidad que choca por creíble, y que te deja con ganas de saber más. Sensación que se mantiene durante toda la temporadad y que culmina en su capítulo final, con el que sufres un orgasmo intelectual en el momento que te das cuenta de que absolutamente todo lo que, capítulo a capítulo, Piper Chapman ha ido haciendo y todas las decisiones que ha tomado la han llevado a esa situación y a ese resultado final de su situación en la que, cada vez más, Piper Chapman va siendo más Chapman y menos Piper. Es esta consecuencia lógica de sucesos que ocurre casi inadvertida durante toda la serie la que me convence de que nos hacen falta más series así, capaces de transmitir muy diversas sensaciones de forma natural y fluida.

La actriz Taylor Schilling interpreta el papel de Piper Chapman, la protagonista indiscutible de la serie. Por favor, decidme que vosotros también creéis que es clavada a Katy Perry.
La actriz Taylor Schilling interpreta el papel de Piper Chapman, la protagonista indiscutible de la serie. Por favor, decidme que vosotros también creéis que es clavada a Katy Perry.

La segunda temporada, que estoy disfrutando actualmente, no hace sino confirmar todo lo que he expuesto anteriormente. En más de una ocasión he dejado casi de prestar atención a la pantalla maravillándome con los soberbios diálogos, con las escenas redondas, con las conclusiones que se toman sin tener que ser explícitadas en imagen y sonido. Esta carga emocional es la que dirige la trama y la que dirige a su vez al espectador, siervo de lo que quieran hacer con los personajes y de lo que quieran hacer con uno mismo. Se trata de una serie construida desde el guion, y aún me pregunto qué parte del libro hay en la serie y qué parte es cosecha propia, pero la manera de exponer las historias en la pequeña pantalla es sublime. Y no es sorpresa que, tras buscar un poco, diera con la clave del misterio. OITNB me parece cojonuda porque detrás de la serie está Jenji Kohan, creadora de la serie ‘Weeds’, múltiple nominada de Emmys y ganadora del mismo en una ocasión. Además, Kohan ha trabajado en multitud de series como ‘Sexo en Nueva York’, ‘Las Chicas Gilmore’, ‘El Príncipe de Bell-Air’, o ‘Will & Grace’, de las cuales el 75% me parecen excelentes programas de entretenimiento (el otro 25% lo desconozco). Muchos dirán que estoy loco, pero se nota la huella profesional de tan buena escritora, el camino rodado de la misma, su forma de transmitir sin explicitar. En conclusión, OITNB es una ficción que a muchos sabe a fresca, pero que bebe de la tradición y de la experiencia de sus profesionales. Una historia basada en un libro pero que demuestra capítulo a capítulo cómo se puede enriquecer gracias al medio audiovisual. Además, produce esa extraña sensación de que se está jugando contigo como espectador, y entras a formar parte del juego hasta que compartes con sus protagonistas algo más que sus historias: compartes sus emociones. http://www.youtube.com/watch?v=fBITGyJynfA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s